LA OTRA CARA DE ZARAGOZA

A PESAR DE QUE NADIE TE LO CUENTE, EXISTE

Zaragoza, a la cabeza en Bookcrossing, estrena un nuevo punto en Arcosur

Con Arcosur, el distrito zaragozano de Casablanca está completo. En cada barrio, la Junta de Distrito Municipal ha colocado varios casilleros para el intercambio libre de obras literarias en lo que se conoce como Bookcrossing. La iniciativa surgió en 2012 de mano de la Asociación de Vecinos de Valdespartera. La capital aragonesa es tercera en el ranking de ciudades españolas que llevan a cabo esta iniciativa.
EVA BIELSA
El barrio zaragozano de Arcosur ya tiene su caseta de Bookcrossing para el intercambio de libros . Este

La caseta del barrio de Arcosur está ubicada en la calle Rincón del Cielo

La caseta del barrio de Arcosur está ubicada en la calle Rincón del Cielo

casillero, situado en la calle Rincón del Cielo -al lado del bar de Arcosur-, era la última actuación de la Junta de Distrito Municipal de Casablanca para extender este fenómeno mundial por todos sus límites. “Los vecinos están encantados. Al ver que se colocaban en el resto del distrito, también ellos tuvieron esa demanda, ya que les parecía un proyecto muy interesante”, atestigua Leticia Crespo, presidenta de la Junta de Casablanca y concejal del Ayuntamiento de la capital aragonesa por Chunta Aragonesista (CHA).
En el año 2012, los vecinos de Casablanca propusieron hacer esta apuesta cultural y comenzar a practicar el Bookcrossing. Este fenómeno consiste en el intercambio libre de obras literarias de todo tipo de géneros para que lo puedan disfrutar otras personas. Así, se dejan libros en parques, bancos, bares, bibliotecas, albergues o, incluso, en farmacias. Cada obra tiene una etiqueta en la que, por medio de la página web de Bookcrossing Spain, se puede seguir su recorrido. Una vez descubierto un libro de Bookcrossing, como dice su etiqueta: “Léeme y libérame” .
“En las juntas de los distritos de Actur y Casablanca, donde presidimos concejales de Chunta Aragonesista, hemos puesto en marcha lo que se conoce como ‘presupuestos participativos’. Consisten en, una vez descontadas las actividades fijas, como las fiestas o las cabalgatas, los vecinos presentan proyectos en los que gastar el resto de presupuesto anual para el distrito”, explica Crespo. “Uno de los proyectos que nos llegó de la Asociación de Vecinos de Valdespartera era para poner en marcha el Bookcrossing”, añade.
Desde entonces, se han colocado diez casetas en todo el distrito, emplazándose en los distintos barrios.

Leticia Crespo es la presidenta de la Junta del Distrito Municipal de Casablanca

Leticia Crespo es la presidenta de la Junta del Distrito Municipal de Casablanca

Así, el barrio de Casablanca Histórico recibió dos casetas, ubicadas en el centro del Parque de los Incrédulos y en la Plaza de la Ermita; Montecanal y Rosales del Canal, otras dos cada una (en la Avenida de la Ilustración,

de Montecanal, y en la Plaza Beethoven y el centro del Paseo de las calles Beethoven-Bach, esquina con Calle Rodrigo, en Rosales); Valdespartera recibió tres, por ser más extenso, territorialmente, situadas, en concreto, en el Paseo de los Olvidados junto a la parada del tranvía, en los jardines entre las calles Cantando bajo la lluvia y Manhattan, y en la Zona depósitos, en la Plaza Edad de Oro, y, por último, la urbanización de Cuarte de Huerva, Santa Fe, que recibió una caseta situada en el cruce con Calle Jaca, enfrente del monasterio y próxima a la parada del autobús.
Esta es la caseta utilizada por Isabel López, que descubrió el Bookcrossing hace unos años cuando todavía no era muy conocido en España. “El primer libro de Bookcrossing que tuve lo cogió una amiga mía y, como ella no se lo iba a leer, me lo pasó a mí. Más tarde, yo también lo pasé”, afirma. “Creo que el Bookcrossing es muy interesante. Ahora, la gente, en lugar de tirar sus libros viejos, los puede dejar en estos casilleros y, como es gratis, los cogen. He visto hasta libros infantiles de colorear en estos casilleros”, asegura.
Pero los vecinos de Arcosur estaban a la espera de que también en su barrio se pudiese instalar un casillero de Bookcrossing. “Nos quedó pendiente la caseta de Arcosur porque tiene una idiosincrasia propia y nos encontramos con muchos problemas para obtener los permisos”, afirma Crespo. A la hora de colocar un

El Bookcrossing también se puede realizar libremente, sin necesidad de tener un casillero

El Bookcrossing también se puede realizar libremente, sin necesidad de tener un casillero

casillero, se exigen unas condiciones como la de ubicarlo en un espacio concreto y pedir permiso a Servicios Públicos para la ocupación de ese espacio público.
Sin embargo, ha sido todo un éxito. Como cuenta Crespo, desde la Junta de Distrito se prepararon unos 60 libros para colocarlos en los casilleros en la inauguración de los mismos. Sin embargo, cuando llegaron para inaugurarlos se les habían adelantado y ya había libros disponibles en los casilleros. “Este movimiento funciona por inercia”, afirma la concejal. Isabel piensa lo mismo. “Tenemos un casillero y, a veces cuando paso, veo que hay libros y al día siguiente se los han llevado”, explica.
Pero no sólo se practica el Bookcrossing en Casablanca, sino que la ciudad de Zaragoza es la tercera en España en practicar este tipo de intercambio según la página web Bookcrossing Spain. De momento, existen 13 zonas oficiales por la ciudad en las que se pueden encontrar libros para intercambiar. Encabeza la lista la biblioteca Cubit, que se encarga de liberalizar libros varias veces al año. La última, el pasado sábado cuando se realizó la liberalización de cómics. También están la biblioteca Hypatia de Alejandría en la Escuela de Ingeniería y Arquitectura y la Universidad San Jorge, pero, también los podemos encontrar en el CIPAJ, en el Albergue municipal o en la Casa de la Juventud de Las Fuentes. Además, en lugares tan sorprendentes como el Café Bar Tehife, la Fundación El Tranvía, el centro de Fisioterapia natural o la farmacia Casafranca, entre otros. Sin embargo, como es una práctica libre, se pueden encontrar en otros puntos no oficiales de la ciudad.
“Me gustaría que el proyecto de las casetas de Casablanca se extendiera a los demás barrios. Cada vez, Bookcrossing cobra mayor importancia y es una forma novedosa para el intercambio de libros”, concluye Crespo. Y así lo reflejan los datos. Según la página web Bookcrossing Spain, sólo en la ciudad de Zaragoza existen más de 1.500 usuarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16 diciembre, 2014 por en VIDAS DE PAPEL y etiquetada con , , , , , .
diciembre 2014
L M X J V S D
« Nov    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: